Los Miserables

De como lo extraño, puede resultar entrañable.

Ingredientes: un director (uno que no tenía nada que hacer); dos míseras compañías (una española y otra portuguesa); cinco pringaos (los que había); un artilugio (sonoro); paños de segunda mano (como poco); y mucha (mucha) lata.

Advertencia: Contamos la historia de “Los Miserables” de Victor Hugo, y no nos responsa- bilizamos de los efectos secundarios de su consumo. Observada con mucha atención, puede crear dependencia. Un consumo demasiado responsable puede provocar un profundo sentido crítico.

VÍDEO:

DESCARGAS: